Desayuno en la casa del mono y el puma

Punta_LagunaEl alba es nuestra recompensa. Son las 5:45 de la mañana en Punta Laguna y la visión de un cuerpo de agua como un gran espejo, rodeado de vegetación tropical, se devela lentamente ante nuestros ojos. Observo el paisaje, aún en penumbra, y hago algunas imágenes de una canoa que parece encarnar la quietud del lugar. Estamos en búsqueda de aves pero no vemos ninguna. Curiosamente, tampoco las escuchamos. El lugar está misteriosamente silencioso.

Una canoa permanece inmóvil en Punta Laguna mientras el sol se levanta. (Foto © Iván Gabaldón).

La laguna nos mantiene bajo su hechizo hasta que el sonido repentino de hojas sacudiéndose dirige nuestra atención hacia los árboles a nuestras espaldas. Algo de peso sustancial está activo en las copas, doblando las ramas con mucho ruido y acercándose a nosotros. A través de capas de follaje vemos sombras furtivas en movimiento, luego la cortina vegetal se abre para revelar el rostro de un Mono Araña que asoma su cabeza y nos dedica una mirada inquisidora.

El primer Mono Araña que vemos parece estar inspeccionando la zona. (Foto © Iván Gabaldón).

Pronto se le suman una veintena más de monos, un grupo completo en su paseo matutino en busca de luz solar y frutas. Los Monos Araña (Ateles geoffroyi) pueden pesar hasta 9 kilogramos y son acróbatas impresionantes. La naturaleza los ha equipado bien, con brazos poderosos (los cuales son más largos que sus extremidades inferiores), manos en forma de gancho adaptadas especialmente para colgarse de las ramas y colas prensiles capaces de soportar todo su peso, las cuales utilizan constantemente como una quinta extremidad.

En la práctica, los Monos Araña tienen cinco extremidades, no cuatro. (Foto © Iván Gabaldón).

Nos ponemos rápidamente en acción, cada quien buscando una mejor posición desde donde fotografiar. Podemos ver monos adultos de ambos sexos, juveniles y también madres con sus crías. Los monos nos miran desde su elevado hábitat, incluso directo a cámara, pero una vez satisfecha su curiosidad inicial nos ignoran y se concentran en su rutina del desayuno.

Un Mono Araña joven se desplaza con facilidad por las copas de los árboles. (Foto © Iván Gabaldón).

Balanceándose de árbol en árbol sin esfuerzo aparente, socializan entre sí y parecen disfrutar de la vida en el nivel superior de la selva mientras continúan obsesivamente buscando una fruta más. Cada vez que la consiguen la arrancan del árbol, le dan algunos mordiscos y despreocupadamente dejan caer las abundantes sobras, compartiendo así recursos de alto valor nutritivo con muchas otras criaturas que habitan en el nivel inferior del bosque.

Buscando el próximo pedazo de fruta… (Foto © Iván Gabaldón).

DSC_6617

…y comiéndosela!. (Foto © Iván Gabaldón).

Intentamos seguirlos, caminando primero a lo largo del sendero principal de Punta Laguna hacia la carretera de acceso y desviándonos luego por una trilla lateral sin dejar de accionar los obturadores de nuestras cámaras. Finalmente los monos se adentran en la selva más allá de nuestro alcance, aunque podemos seguir escuchándolos durante varios minutos. Punta Laguna, en Quintana Roo, es una locación reconocida por las oportunidades que ofrece para observar monos araña. Aún así no anticipábamos tropezarnos tan fácilmente con esta cautivadora escena de la vida en el reino de los monos, simplemente tuvimos la suerte de estar en el lugar y momento indicados.

La búsqueda de fruta es sin tregua. (Foto © Iván Gabaldón).

Todo pareció suceder rápidamente pero la metadata en mis imágenes revela que estuve fotografiando monos desde las 6:13 hasta las 8:22 de la mañana, es decir, tuvimos un poco más de dos horas de excelente luz matutina para capturar a estos magníficos seres en acción. Ha sido un deleite fotográfico y una maravillosa oportunidad para presenciar y documentar el comportamiento natural de una especie carismática que tristemente está clasificada por CITES como amenazada, pues es víctima de la progresiva pérdida de su hábitat natural. En lo que a mí concierne, esta es precisamente la magia de la Península de Yucatán. ¡Larga vida a los monos araña!

¿Filosofan, los Monos Araña? No pude evitar hacerme la pregunta al ver a este pensativo mono, sentado en la cima de su mundo. (Foto © Ivan Gabaldon).

Más allá de los Monos Araña y la laguna azul. El encuentro con los monos ha sido memorable pero nuestra visita tiene metas más importantes, así que debemos ponernos en movimiento. Estoy aquí como integrante de un equipo de cuatro fotógrafos que incluye a Cherie Pitillo, Carlos Ricalde y Marigel Campos. Hemos venido por iniciativa de Pronatura Península de Yucatán con la misión de fotografiar la naturaleza, la gente y las actividades cotidianas de Campamento Hidalgo y Cortés, dos comunidades ubicadas en la vía hacia Punta Laguna dentro de la zona de influencia de “La casa del mono y el puma” (Otoch Ma’ax Yetel Kooh en Maya), área oficial para la Protección de la Flora y la Fauna.

Un niño pasa frente a la comisaría de Miguel Hidalgo. (Foto © Iván Gabaldón).

La proverbial belleza de Punta Laguna y su cercanía con el sitio arqueológico de Cobá la convierten en una parada adicional muy atractiva para los numerosos viajeros que visitan esa antigua ciudad Maya. También llegan directamente hasta aquí viajeros independientes atraídos por el potencial que ofrece el lugar para la observación de naturaleza. Este flujo de turistas crea nuevas oportunidades económicas que están siendo aprovechadas con entusiasmo por los pobladores. Para ello han organizado experiencias que incluyen un recorrido en tirolesa por el bosque y sobre el agua, un descenso corto en rapel a una gruta con posterior exploración a pie y paseos en canoa sobre las aguas poco profundas de la laguna. Estas actividades, diseñadas para viajeros activos pero fácilmente realizables sin entrenamiento previo, son una manera divertida de experimentar los ricos ecosistemas de la zona.

Georgina Castro, integrante del staff de Pronatura Península de Yucatán, disfruta del descenso a la cueva. (Foto © Iván Gabaldón).

Pronatura Península de Yucatán está trabajando además en esfuerzo conjunto con la Fundación ADO para dotar a las adolescentes y mujeres de estas comunidades con habilidades que les permitan aprovechar este nuevo potencial económico. Cuidadosamente ataviadas con sus bellos hipiles (el vestido Maya tradicional), estas sonrientes damas elaboran coloridos accesorios utilizando fibras, semillas y materiales reciclados.

Mujeres de la comunidad van llegando a la tienda de la cooperativa, donde las estaremos fotografiando. (Foto © Iván Gabaldón)

¡Las sonrisas abundan!. (Foto © Iván Gabaldón).

La tienda comunitaria donde inicialmente ofrecían estas artesanías resultó estar demasiado retirada de la carretera como para captar suficientes clientes, por lo que PPY ha ayudado a construir un nuevo espacio mucho más cerca de la vía y más atractivo para los autobuses y automóviles que pasan por la zona. Los pobladores de estas auténticas y apacibles comunidades Maya se comunican mayoritariamente en la lengua de sus ancestros, pero esto no representa una barrera para los visitantes gracias al carácter amigable de la gente y su disposición para recibirlos.

Manos trabajando. (Foto © Iván Gabaldón).

Los motivos de naturaleza son predominantes. (Foto © Iván Gabaldón).

Una cartera terminada. (Foto © Iván Gabaldón).

Vista detallada del trabajo de bordado. (Foto © Iván Gabaldón).

También se utilizan materiales reciclados. (Foto © Iván Gabaldón).

Fibras y semillas, transformadas. (Foto © Iván Gabaldón).

¡No podían faltar los sombreros mexicanos! (Foto © Iván Gabaldón).

Dejamos a las mujeres con su trabajo y nos dirigimos a conocer a algunos de los hombres de la comunidad. Un agricultor nos da un tour completo de la milpa donde cultiva variadas frutas, vegetales, hierbas y flores. Aquí se aprovecha cada bolsillo disponible de tierra fértil en un suelo que es predominantemente rocoso. Las plantas se mezclan entre sí en perfecta armonía y sin orden aparente, algo muy distinto a los monocultivos a los que nos tiene acostumbrados la agricultura moderna.

Un amigable agricultor de la localidad. (Foto © Iván Gabaldón).

Más tarde seguimos los pasos de dos apicultores, quienes nos guían selva adentro hasta llegar a sus colmenas. Abren las cajas para mostrarnos las colonias de abejas que, según nos explican, se están recuperando de un brusco descenso poblacional. Me facilitan equipo protector para que pueda acercarme y fotografiarlas mientras continúan hablándonos sobre los desafíos que entraña esta actividad, la cual puede verse afectada por cambios climáticos que inciden en los períodos de floración y por ataques frecuentes de animales salvajes en busca de miel, entre ellos las nocturnas Zarigüeyas (Didelphis marsupialis).

Los apicultores se preparan para llevarnos hasta las colmenas. (Foto © Iván Gabaldón).

Se utiliza humo para tranquilizar a las abejas. (Foto © Iván Gabaldón).

En toda la península se produce miel orgánica en operaciones a pequeña escala como esta. El dorado néctar resultante es recopilado y exportado hacia el mercado internacional y tiene a los exigentes consumidores de Alemania entre sus principales compradores. También es posible obtenerla localmente en comercios especializados o directamente de manos de los productores al visitar pueblos y comunidades, donde generalmente la venden en envases reciclados de PVC.

Más humo al momento de abrir las colmenas. (Foto © Iván Gabaldón).

Debería haber muchas más abejas aquí, pero la colonia se está recuperando de un descenso poblacional. (Foto © Iván Gabaldón).

Ataviado con equipo protector, puedo acercarme a fotografiar las abejas. (Foto © Iván Gabaldón).

Hacia el final de nuestra visita, tras un sencillo pero agradable almuerzo en un restaurante atendido y operado a pie de carretera por una familia local, nos preparamos para partir cuando presenciamos la llegada de un gran autobús, del cual descienden numerosos visitantes europeos. Su presencia aquí confirma la relevancia de los esfuerzos que se están llevando a cabo, pues existe una correlación directa entre estas nuevas fuentes de ingresos y la capacidad de comunidades como ésta para mejorar su nivel de vida.

Niñas y niños de Miguel Hidalgo. (Foto © Iván Gabaldón).

El fortalecimiento de la economía local ayuda además a mantener unidas a las familias y potencia su capacidad para preservar sus tradiciones y conservar los ecosistemas de la zona. Son sin duda razones poderosas para incluir a Punta Laguna en la ruta que todo viajero bien informado puede trazar al recorrer los bellos estados de Yucatán y Quintana Roo, especialmente si se tiene interés en experimentar la vida más allá del confinamiento confortable que ofrecen los resorts de sol-y-playa en la Riviera Maya.

Punta Laguna is very close to the Riviera Maya. (Photo © Ivan Gabaldon).

Punta Laguna está ubicada a unos 44 kilómetros de Tulum, en la municipalidad de Chemax, Yucatán, cerca de la frontera de ese estado con Quintana Roo. (Mapa © Google Earth).

Este proyecto de acción positiva cuenta con su propio sitio web informativo, visitotoch.com (actualmente en construcción, estará listo al cierre de Marzo 2015). Les invito también a visitar el sitio web de Pronatura Península de Yucatán, donde encontrarán información sobre sus múltiples y valiosos esfuerzos dedicados a la preservación del paisaje natural y social de esta maravillosa Península de Yucatán. Vale la pena también visitar el sitio web de la Fundación ADO, donde encontrarán información sobre los programas que esta fundación ha puesto en marcha para ayudar a conservar el medio ambiente, proveer oportunidades educativas para mujeres adultas y hacer las carreteras de México más seguras para todos.

I.G.H.

_________________________________________

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE: hemos recibido información de que esta Área Natural Protegida y la integridad social de las familias que allí habitan están siendo amenazadas por acciones de intereses privados ajenos a estas comunidades. Preocupados por esto, un grupo de investigadores está promoviendo una petición para motivar a las autoridades a tomar las acciones necesarias para sortear este nuevo peligro. Tú puedes ayudar firmando la petición y compartiéndola con tus amistades. No pierdas tiempo, hazlo ya aquí: https://www.causes.com/campaigns/90562-garantizar-la-conservacion-del-anp-otoch-maax-yetel-kooh.

 

Esta entrada fue publicada en Reportes de Viaje y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Desayuno en la casa del mono y el puma

  1. Cherie Pittillo dijo:

    Another fine report where you captured the essence of our experience in words and images. How brave to photograph the bees in your protective suit! What an excellent sequence of photos of the beekeeping! Also what a nice tribute to those communities involved in protecting their natural resources while experiencing an eco-tourist income.

    Thanks for sharing the hard work of these communities with help from Pronatura Peninsula de Yucatan.

  2. Pepe Cuevas dijo:

    Saludos!
    Muy interesante el artículo, tengo la fortuna de conocer a una familia en Campamento Hidalgo y Punta Laguna es uno de mis destinos favoritos para ofrecer salidas y buscar aves. Mucho se dice en la red, pero al parecer los habitantes de Campamento Hidalgo sufren una especie de fraude por un abogado. Este comentario sirve para confirmar si esto ocurre en verdad en Punta Laguna y de ser así, si hay alguna posibilidad de conseguir apoyo por medio de ustedes. En Tulum muchos nos uniríamos a su causa, sólo nos hacen saber cómo podemos apoyar.
    Gracias y buen día

  3. Maria Andrade dijo:

    Estimado Pepe,

    Te comparto esta información respecto a una iniciativa a la cual nos estamos sumando con esta petición, creo que está asociada a tu comentario.

    Junto con un grupo de investigadores estamos apoyando esta iniciativa a favor de esta reserva, es una iniciativa seria con información técnica de soporte. Les solicitamos lean la información y en su caso su apoyo, ya sea institucional o personal, para firmar la petición que se está haciendo en el sitio: https://www.causes.com/campaigns/90562-garantizar-la-conservacion-del-anp-otoch-maax-yetel-kooh. También está en Facebook.

    Si requieres información adicional por favor puedes comunicarte conmigo a: mandrade@pronatura-ppy.org.mx (Maria Andrade H.)

    Saludos,
    MA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *