¡Día de las Aves!

Hoy es 10 de Enero, Día Internacional de las Aves. ¿Correcto?

Bueno, en realidad la fecha tiene visos de acertijo. En muchos países de lengua hispana, el 10 de Enero se celebra como el Día Mundial de las Aves. En otras partes del mundo se celebra el 9 de Mayo, y las Naciones Unidas han declarado el 9 de Mayo día de las Aves Migratorias. En Europa, las aves del viejo continente celebran su propio día el 24 de Mayo. El Día Internacional de las Aves también se celebra durante la primera semana de Octubre, como su nombre implica, internacionalmente. Muchos países han establecido también sus propios días nacionales de las aves.

Acertijo o no, siempre es Día de las Aves aquí en RIDE INTO BIRDLAND, y hoy es un día perfecto para nuestro primer post del 2013.

Amazilia yucatanensis

Lo que todos estos días tienen en común es el objetivo de celebrar a las aves, promover la cultura en torno a ellas y avanzar en la difusión de la causa por su conservación en todo el mundo. Debemos apreciar a las aves no solo por su belleza, sino también por el rol vital que desempeñan como parte de los diversos ecosistemas de nuestro planeta. Las aves son esenciales transportadoras de semillas y algunas especies también actúan como polinizadoras. Muchas aves se alimentan de insectos, los cuales se reproducirían fuera de control de no ser por sus depredadores emplumados. Otras especies de aves ayudan a mantener controladas las poblaciones de roedores, y sobra decir que las aves que se alimentan de carroña desempeñan una vital función de limpieza.

Centurus pygmaeus

La desaparición de especies de aves suele tener consecuencias insospechadas, como explica la siguiente cita del sitio web Endangered Species International: “Algunas aves son consideradas especies fundamentales, ya que su presencia en un ecosistema (o su desaparición del mismo) afecta a otras especies indirectamente. Por ejemplo, los pájaros carpinteros crean cavidades que son utilizadas por muchas otras especies. Después de la extinción del pájaro Dodo, se descubrió que una especie de árbol cuyas frutas solían ser parte de su dieta básica quedaron inhabilitados para reproducirse, pues sus semillas eran procesadas al pasar por el tracto digestivo de los Dodos, lo que producía escarificaciones en la capa protectora de las semillas y permitía la germinación.”

Sobre ese interesante tema, puede leerse el reporte (en Inglés) “Increasing awareness of avian ecological function”, por Cagan H. Sekercioglu, disponible aquí en formato pdf.

Cyanocorax yucatanicus

Los humanos y las aves hemos estado conectados desde tiempos inmemoriables. Hemos domesticado especies de aves, las cuales nos proveen alimentos para nuestra dieta básica (¿fritos o revueltos?), pero con frecuencia las consecuencias de nuestra interacción han sido negativas para nuestras amigas emplumadas. Las hemos cazado por su carne, huevos y plumas, incluso hasta el punto de extinción, como parece ser el caso del Zarapito esquimal (Numenius borealis), un pájaro costero nativo de Norte América que fue cazado exhaustivamente por su carne, en cantidades de hasta dos millones de aves por año hacia el final del siglo XIX, según reportes históricos. Sus poblaciones eran tan abundantes que parecían infinitas, pero no se han confirmado avistamientos de esta especie desde el año 1963. La destrucción de hábitats y la contaminación sobrepasan en la actualidad a la caza como factores amenazantes, y aproximadamente 1200 especies de aves (un 12% de todas las especies que existen) han sido incluídas en listas por estar en peligro, amenazadas o en estado de vulnerabilidad. El comercio internacional de “aves de ornato”, tanto legal como ilegal, represeta también una gran amenaza.

Phalacrocorax brasilianus

Según informa Endangered Species International, al menos un centenar de especies de aves se han desvanecido de la faz de la Tierra desde el año 1600, pero esa cuenta no incluye a las especies que pueden haber desaparecido antes de que los humanos pudiésemos identificarlas y catalogarlas. A medida que el siglo XXI avanza, las especies amenazadas pueden desaparecer a un ritmo alarmantemente veloz. La situación es tan crítica que muchos científicos advierten que estamos atravesando un proceso de extinción masiva, solo comparable al que ocasionó la extinción de los dinosaurios hace 65 billones de años. Pero ahora está sucediendo a paso acelerado, de 1,000 a 10,000 veces más rápido, dependiendo de a quién se pregunte. La pérdida de hábitat, la introducción invasiva de especies exóticas, la contaminación, el calentamiento global y la acidificación de los océanos, son los principales culpables. Algunos científicos llegan al punto de pronosticar que antes de que finalice este siglo, la mitad de todas las especies de animales y plantas del planeta habrán desaparecido para siempre. La extinción es parte de la mecánica de la naturaleza, pero este paso acelerado tiene mucho que ver con el impacto de la actividad humana sobre el planeta. Hay más información disponible (en Inglés) sobre esta terrible situación aquí, aquí y aquí.

Tyrannus melancholicus

Aquí mismo en la Península de Yucatán podemos mencionar al menos dos especies que han sido declaradas extinctas o en grave peligro de extinción. El Cuitlacoche de Cozumel (Toxostoma guttatum), endémico de Cozumel, parecía haber sido definitivamente aniquilado por el Huracán Roxanne en 1995, hasta que biólogos avistaron a un ejemplar solitario en 2004, abriendo una pequeña ventana de esperanza para la supervivencia de esta especie (más información, en inglés, aquí). Otro caso es el del Vireo de Yucatán (Vireo magister), incluído en la lista de especies extintas de la National Geographic Field Guide to the Birds of North America (5th Edition), y avistado por última vez en 1984, cuando un ejemplar solitario fue identificado en Galveston, Texas. Por otra parte, esfuerzos exitosos de organizaciones conservacionistas han resultado en la restauración de la población local de Flamencos Americanos (Phoenicopterus ruber), la cual ha aumentado de los 5,000 ejemplares censados en 1955 a un total estimado de 20,000 aves en la actualidad. El Guajolote Ocelado (Agriocharis ocellata), especie endémica, también parece haber sido arrebatado de las garras de la extinción, gracias a la creación y manejo de reservas forestales protegidas.

De modo que en efecto, hoy es Día de las Aves. Debemos celebrarlas, pero no sin dedicar algo de tiempo a meditar sobre estos temas y preguntarnos qué acciones podemos tomar para reducir nuestro impacto sobre el Planeta Tierra, sin importar lo individuales o pequeñas que esas acciones parezcan. El tiempo se nos acaba. Debemos reciclar, reutilizar y reducir. Podemos plantar en nuestros jardines especies nativas, para ayudar a las poblaciones locales de aves. Podemos también apoyar a organizaciones conservacionistas locales e internacionales, como Pronatura Península de Yucatán, The Nature Conservancy, Audubon y The Cornell Lab of Ornithology, entre otras. Y podemos hacer una combinación de todas estas cosas. Pero debemos actuar ahora, porque se nos acaba el tiempo.

Ara militaris

I.G.H.

ATENCION: ¡ACTUALIZACION INTERESANTE A ESTE POST!

La internet es realmente impresionante. Hoy recibimos un correo de Cagan Sekercioglu, autor del trabajo sobre las “funciones ecológicas de las aves” al que referimos a nuestros lectores cuando publicamos este post ayer. Resulta que no estamos solos: además de ser pajarero, Cagan conduce una motocicleta KLR650, aunque no en esta época del año, a juzgar por la foto que nos envió:

Sus credenciales son realmente impresionantes:  es ecólogo conservacionista, ornitólogo, biólogo tropical y fotógrafo de naturaleza en el Centro para la Biología de la Conservación de Stanford University. Además es Explorador Emergente de National Geographic. En su correo, Cagan escribe: “¡Me gustaría estar ahorita en Yucatán en vez de en Salt Lake! Estuve pajareando allá en el 2005 y la pasé excelente. Gracias por el link a mi trabajo. Te envío un documento mucho más detallado, que la mayoría de la gente no conoce. Lo escribí para el Manual de las Aves del Mundo, dirigido a los observadores de aves.”

Algo me dice que esta no será la última vez que leerán sobre él aquí en RIDE INTO BIRDLAND. Por ahora, solo podemos decir, ¡GRACIAS Cagan! Comparto el link a la publicación en pdf, Ecological Significance of Bird Populations. ¡Feliz pajareada a todos!

I.G.H.

Esta entrada fue publicada en Eventos Especiales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¡Día de las Aves!

  1. Cherie Pittillo dijo:

    Happy Bird Day! Thanks for the insightful article. Hopefully by next year, your blog, the Yucatan Bird Club, and The Yucatan Times,
    will raise awareness of the many species. Perhaps we can all celebrate Bird Day next year!

  2. M. Andrade H. dijo:

    Hola Iván,

    Conocer y disfrutar de las aves es una actividad que cada día gana más seguidores gracias al trabajo de varias instituciones y
    personas amantes de las aves como tú. Gracias por compartir tus interesantes reportajes y hermosas fotos que motivan
    a otras personas a conocer, valorar y dsifrutar de las aves en su hábitat natural. Que la creatividad e inspiración sigan
    siendo fructiferas este año que ha iniciado. Un abrazo, Ma

    • ¡Hola María! Muchísimas gracias por tus gentiles palabras, me llenan de energía. Para mí es un honor poner mi granito de arena y seguir senderos abiertos por el trabajo tesonero de tantas personas, como las que conforman el equipo que tu diriges en Pronatura Península de Yucatán. Hago votos para que el 2013 traiga mucho éxito y cosas buenas para todos, y en especial para nuestro medio ambiente. ¡Saludos!

  3. Cherie Pittillo dijo:

    How terrific another great contact found you! Thanks for the link and all the great resources you introduce to me. I appreciate those extra efforts.

    And, I didn’t know there were two of you riding into bird land in motorcycles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *